Remedios y Calmantes Naturales para la Ansiedad

El comportamiento ansioso nos acontece en un momento u otro, sin embargo, no tiene por qué ser un problema permanente. Existen muchos calmantes del estrés para ayudarnos a equilibrar los nervios, así que vamos a echar un vistazo a cómo nuestro sistema nervioso se encarga de la ansiedad, y cómo podemos utilizar algunos remedios caseros para calmarnos.
remedios curar ansiedad
Todo el mundo experimenta ansiedad en algún momento de sus vidas. Tal vez usted está sentado en la sala de espera del médico, anticipando la aguja que su médico va a colocarle del otro lado de la puerta. O tal vez te has pasado todo el día cocinando, pero la expresión en el rostro de su madre polícitica dice que sus mejores esfuerzos fueron en vano. O tal vez usted realmente odia su trabajo.

Estas experiencias muy diferentes pueden provocar ansiedad y sus diversos síntomas:

palpitaciones del corazón
sensación de muerte inminente
incapacidad para concentrarse
la tensión muscular
sequedad en la boca
transpiración
náuseas, sensación de nerviosismo en la boca del estómago
hiperventilación

La ansiedad puede ser corta o de larga duración, dependiendo de su origen. Cuanto más larga es la ansiedad, más síntomas adicionales se van a experimentar.

Si su ansiedad es una reacción a un solo evento aislado, – la inyección que el médico está a punto de darle, por ejemplo – su nivel de ansiedad disminuye y sus síntomas desaparecerán después del evento. Si su ansiedad es causada por la fricción entre usted y su política, es muy probable que experimente ansiedad por un período de tiempo antes y después de que la vea. En este caso, la lista de síntomas puede haber crecido para incluir diarrea o estreñimiento e irritabilidad.

Luego está su trabajo, una fuente de ansiedad que nunca le abandona. Usted teme levantarse por la mañana, porque tienes que ir a trabajar, el miedo de ir a la cama por la noche porque cuando se despierta tienes que ir a trabajar, teme el fin de semana porque cuando se acabe tendrá que ir a trabajar. Cuando la fuente de su ansiedad está siempre presente, es posible que también experimente los siguientes síntomas: dolor en el pecho, sobre o sub-alimentación, insomnio, pérdida del deseo sexual.

Las tres situaciones descritas anteriormente son tipos de ansiedad cotidiana. Pero a pesar de que tal ansiedad puede ser común, lo estça afectando, física, mental y emocionalmente.

¿Qué causa la ansiedad?

En esencia, la ansiedad es parte del mecanismo de «lucha o huida», un remanente de nuestros antepasados. Eran cazadores, pero también fueron el objeto de caza; sus instintos les preparaban para atacar – o huir de un ataque. La Ansiedad los mantuvo con vida, ya que causa que la adrenalina se libere en el torrente sanguíneo.

Ese sistema de alerta es todavía necesario para emergencias de hoy en día. El problema es que experimentamos las manifestaciones del mecanismo de «lucha o huida», aun cuando no es realmente apropiado, todo debido a esta vida estresada moderna.

Ciertamente, la visita de su madre política puede no ser agradable, pero no es peligrosa para la vida tampoco. Usted puede sentir los músculos que se le hacen un nudo, con la sola mención de su nombre, pero en sí misma esta visita, no es una amenaza – el problema es la respuesta del cuerpo a tal estrés. Cuando la ansiedad es grave o prolongada, la «lucha o huida» libera poderosos productos químicos que pueden dañar los órganos de su cuerpo. Con el tiempo, la ansiedad puede causar enfermedades tales como dolores de cabeza y presión arterial alta.

Mientras que el estrés es la raíz más frecuente de los síntomas de ansiedad, ésta también pueden ser causada por problemas físicos. Si sus síntomas de ansiedad son persistentes, debe someterse a revisiones de su médico para que pueda descartar lo siguiente:

El hipertiroidismo, que puede producir síntomas que se asemejan a los de la ansiedad
Trastornos del corazón, que pueden causar latido del corazón rápido, a menudo asociados con la ansiedad
La cafeína, que puede producir síntomas nerviosos incluso en cantidades moderadas
El síndrome premenstrual (PMS)
Las píldoras de dieta
anemia
diabetes
hipoglucemia

Así que ahora que usted sabe lo que la ansiedad puede hacer, es hora de saber lo que puede hacer para controlarla. La Ansiedad leve se puede tratar con éxito en casa con un poco de música relajante, un poco de tiempo tranquilo, y algunos remedios caseros y calmantes naturales que encontrará en su cocina.

Remedios y Calmantes Naturales para Curar la Ansiedad

Mientras que una cierta cantidad de ansiedad se introduce en la vida de todos, hay algunos remedios caseros fáciles que puede emplear para ayudar a su cuerpo a relajarse.

Remedios caseros de la alacena

Almendras. Remoje 10 almendras crudas durante la noche en agua para ablandar y luego pele las pieles. Ponga las almendras en la licuadora con 1 taza de leche tibia, una pizca de jengibre, y una pizca de nuez moscada. Beba por la noche para ayudar a relajarse antes de ir a la cama.

Bicarbonato de soda. Añada 1/3 taza de bicarbonato de sodio y 1/3 taza de jengibre para un buen baño caliente. Sumérjase en la bañera durante 15 minutos para aliviar la tensión y la ansiedad.

Aceite. El aceite de sésamo es excelente, pero el girasol, coco, o aceite de maíz tambien van a funcionar. Para un maravilloso masaje, anti ansiedad, caliente 6 oz de aceite hasta que esté tibio, no caliente. Frote sobre todo el cuerpo, incluyendo el cuero cabelludo y las plantas de los pies. Con un pequeño rodillo se sentirá maravilloso! Utilice el aceite como un masaje antes de el baño de la mañana para que se calme para las actividades del día. Si la ansiedad no lo deja dormir, pruebe a utilizar este remedio antes de ir a la cama, también.

Remedios caseros de la nevera

Apio. Coma 2 tazas de apio, cebollas, o una mezcla de los dos, crudo o cocido, con sus comidas durante una semana o dos. Ambas verduras contienen grandes cantidades de potasio y ácido fólico, las deficiencias de estos elementos pueden causar nerviosismo.

Naranja. El aroma de una naranja es conocido como efectivo para reducir la ansiedad. Todo lo que tiene que hacer para conseguir los beneficios es tomar la cáscara de una naranja e inhalar. También puede dejar la cáscara en una cacerola pequeña o quemador de popurrí. Cubra con agua y cocine a fuego lento. Cuando se caliente, la piel de naranja lanzará su perfume y calmante natural.

Zumo de naranja. Para los latidos acelerados del corazón asociados con la ansiedad, revuelva 1 cucharadita de miel y una pizca de nuez moscada en 1 taza de zumo de naranja y beba.

Remedios caseros del estante de las especias

Romero. Se utilizaba en la Edad Media para evitar «malos espíritus», el romero tiene un efecto calmante sobre los nervios. Haga un té agregando 1 a 2 cucharaditas de la hierba seca a 1 taza de agua hirviendo; deje reposar durante 10 minutos y luego beba. La inhalación de romero puede ser relajante, también. También puede utilizar incienso romero para calmar la ansiedad.

Otros consejos para aliviar la ansiedad:

Lleve un diario para hacer un seguimiento – y luego eliminar – eventos que puedan desencadenar la ansiedad. También tome nota de los alimentos, ya que algunas de las cosas que usted come pueden ser responsables de los síntomas.
Disfrute de hacer ejercicio no competitivo, como caminar, andar en bicicleta o nadar. Es bueno para usted, tanto física como emocionalmente.
Medite, ore, o disfrute de un vuelo mental hacia la fantasía. Haga todo lo posible para darle a su mente un descanso.
Inhale, exhale. Poco a poco, profundamente. Esto es relajante.
Converse con un amigo, un psicoterapeuta, un clérigo. Hablar de su ansiedad puede aliviarla.
Haga una lista mental y compruébela dos veces. No importa lo que está en la lista. Esto es simplemente un ejercicio de pensamiento repetitivo que puede distraer la atención de lo que está causando la ansiedad.

Además de estos remedios caseros para la ansiedad, hay una serie de hierbas, técnicas y ejercicios psicológicos para curar la ansiedad…todo esto y más lo encontrará aquí en el mejor tratamiento natural para curar la ansiedad.

Share
Esta entrada fue publicada en remedios naturales ansiedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *