4 maneras de controlar un ataque de pánico – Vive sin Ansiedad

Todos hemos sufrido de ansiedad en algún momento de nuestras vidas, la inquietante sensación en la boca de nuestro estómago cuando estamos a punto de realizar una prueba; las palmas sudorosas cuando estamos a punto de conocer a gente nueva; o nuestra garganta que se cierra cuando estamos a punto de decirle a alguien que nos gusta o nos interesa sentimentalmente. Preocuparse por situaciones cotidianas es común, pero para 40 millones de adultos en los Estados Unidos con trastornos de ansiedad, este estado de miedo puede llegar a ser tan incontrolable y poco realista, que les puede dificultar sus actividades del día a día. La ansiedad abrumadora que interfiere con nuestra vida diaria puede ser difícil de entender, pero para las personas que sufren de esta condición, la ansiedad más que comprenderla necesitan controlarla.

Para estas personas la ansiedad se encuentra ahí en su cerebro. Algunos días la tienen bajo control. Pueden frenar sus pensamientos y suavizar sus preocupaciones. Pero no todo el tiempo es así, y en muchas ocasiones no les es posible detener la llegada de un ataque de pánico o de ansiedad.

>>> revisa aquí el mejor tratamiento natural para curar la ansiedad >>>

Es importante saber cómo se manifiesta la ansiedad y cómo puede conducir a un ataque de pánico. Esta omienza pequeña como un grifo que gotea, un lápiz que tamborilea en un escritorio. Se queda en la mente donde puede escucharla y sentirla. Ella sigue constante hasta tornarse irritante. La ansiedad llega a ser más prominente, y de repente la persona se ve envuelta en un ataque de pánico del que siente que difícilmente puede salir.

El pánico deja el corazón acelarado y golpeando en el pecho, los pulmones jadean aire, las manos se ponen temblorosas y se siente un cosquilleo en la piel. Los sentimientos de náusea crecen, el pecho comienza a doler y la temperatura corporal sube. La mayoría de las veces, existe una causa de este ataque de pánico, a diferencia de los ataques de ansiedad, donde generalmente hay un factor estresante que los provoca.

Por lo tanto, si estamos montados en la montaña rusa de la ansiedad y empezamos a sentirnos inquietos, diversos especialiestas sugieren cuatro formas de reducir estos temores mentales tan inquietantes. En lugar de la estimulación en el hogar, se recomienda la estimulación fuera, como por ejemplo salir a caminar, escuchar una lista de reproducción de sonidos de la naturaleza o canciones puede ayudar a calmarnos. Mientras tanto, el ejercicio ayudará a desviar el exceso de energía de nuestra lucha interna entre la calma y la ansiedad. Por último, podemos llamar a alguien en quien confiamos, y no colgar el teléfono hasta que nos sintamos relajados, esta se ha probado que es una buena manera de calmar nuestros nervios.

Problemas de salud mental pueden hacer que algunos de nosotros nos sintamos alienados, pero no nos definen o nos hacen débiles.

Los especialistas esperan que al dejar de estigmatizar estas enfermedades a través de la conciencia ayudará a personas con estos trastornos y va a darles una cosa menos que preocuparse — e incluso si todavía se preocupa, está bien también.

>>> revisa aquí el mejor tratamiento natural para curar la ansiedad >>>

Share
Esta entrada fue publicada en Controlar Ataques de Pánico y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *